Antes de llamarse Viene de Lejos, cuyo nombre resultaría elegido luego de un exitoso proceso creativo de Namming, era una Startup llamada AproX que se dedicaba a traer a Colombia las mejores artesanías del mundo. Antes de llamarse Viene de Lejos, cuyo nombre resultaría elegido luego de un exitoso proceso creativo de Namming, era una Startup llamada AproX que se dedicaba a traer a Colombia las mejores artesanías del mundo.

PRIMERO, LA ESTRATEGIA

Desde el primer momento quisimos imprimirle a la marca el alma gitana de sus creadores, personas valientes que sin pensarlo demasiado decidieron cambiar sus vidas para vivir de su pasión: los viajes.

Lo primero fue darle un nuevo enfoque estratégico al producto para dejar a un lado el término artesanías y empezar a hablar hallazgos, algo que realmente le hacía justicia al trabajo de curaduría que se hacía cada vez que visitaban un país y seleccionaban lo mejor de él. El posicionamiento después de la fase de planeación sería: Hallazgos del mundo.

EL UNIVERSO VISUAL

Luego de establecer su nuevo posicionamiento, le dimos vida a un vibrante universo de marca cuyo ícono sería el mayor símbolo de libertad: un ave. A través de ella y utilizando una paleta de colores que abrazara la diversidad del mundo, pudimos encontrarle un lenguaje visual diferente, atrapante,

Luego de establecer su nuevo posicionamiento, le dimos vida a un vibrante universo de marca cuyo ícono sería el mayor símbolo de libertad: un ave. A través de ella y utilizando una paleta de colores que abrazara la diversidad del mundo, pudimos encontrarle un lenguaje visual diferente, atrapante,